A ver… ¿Me permiten que les cuente como es que el jueves enfrenté por segunda vez en mi vida que me apuntaran con una pistola? 🙁 *Es una historia real y fue en un lugar público a plena luz del día* 😔

El jueves estaba en un restaurante de zona 15 (me ahorraré el nombre del lugar porque ellos no tuvieron la culpa y actuaron bien a pesar de todo). Como cualquier restaurante o café donde ofrecen WiFi gratis y a donde vamos miles de personas a trabajar, solo cuentan con 1 o 2 personas de seguridad (fuera del establecimiento).

El asunto es que estaba esperando a una amiga para almorzar, eran las 12:15 más o menos, habíamos quedado de reunirnos a las 12:30 así que ella ya no tardaba en llegar. Tenia que pasar todo el día fuera de mi casa, por lo que como de costumbre, me llevé la compu y me trasladé al restaurante tal cual oficina y me instalé frente a la cocina para poder trabajar mientras esperaba, llevaba mi disco duro externo, mis audífonos e incluso mi mouse. Planeaba quedarme ahí después del almuerzo hasta mi siguiente reunión que era a las 6:00PM en la misma zona.

Llevaba unos 20 minutos instalada, con los audífonos puestos, me estaba tomando una cerveza y estaba increíblemente concentrada en armar una presentación para las clases que doy, cuando vi a un hombre alto, imponente y con camisa de cuadros negros entrar a la habitación / salón donde estaba (el restaurante es como una casa remodelada y en serio es muy lindo el lugar). El hombre entró y salió, pensé que estaba buscando mesa o a alguien con quien iba a reunirse, pero donde estaba sólo habíamos mujeres y todas las mesas estaban ocupadas. Enfrente tenia a un grupo de 3 chavas y en la otra mesa había otra chava trabajando en su computadora.

Dos minutos después vi como el hombre volvió a entrar al lugar donde estábamos, caminó despacio, volteo a ver a su alrededor y se sentó disimuladamente en mi mesa en la silla que tenia enfrente, se levantó la camisa mientras movía mi cerveza en la mesa y me mostró una pistola. Acto seguido la puso bajo la mesa, la recostó sobre mi pierna derecha y me dijo en voz baja: “Guarda todas tus cosas y dámelas rápido”.

Todo iba como en cámara lenta en mi cabeza, mi primer impresión fue que iban a secuestrarme porque me estaba costando entender lo que pasaba y apenas lo había logrado escuchar al fondo de la música que tenía puesta… cuando interpreté lo que me dijo lo miré fijamente… *Y no me pregunten por qué por favoooor 😞 porque nadie está preparado para reaccionar frente a un hombre con una pistola en tu pierna y apuntándote*, pero mi respuesta fue: “Eam… no…”.

Se que la pistola era real, podía sentir su peso en mi pierna. El hombre me volteo los ojos y puso cara de molestia, cargó la pistola debajo de la mesa y me dijo: “Dame todas tus cosas rápido o te mato aquí mismo”.

¿Qué pasaba por mi mente? No fue una película sobre mi mi vida como dicen que pasa cuando estás a punto de morir… En realidad pensé mil cosas: “estoy dentro de un lugar público ¿en serio podría matarme aquí?, ¿en qué momento voy a sentir en mi pierna el calor que dicen que se siente cuando te disparan?, si me dispara en la pierna lo más seguro es que no muera, hoy no voy a morir, se que aun no me toca, si me dispara no va a poder salir de aquí, seguro lo atraparían, cerca de aquí esta multimedica en caso de que me dispare pero ¿lograría llegar a tiempo?, ¿qué pasa si grito?, ¿puede realmente agarrar mis mochilas y salir como si nada de aquí?, ¿por qué ninguna de las chavas de la otra mesa voltea a verme para pedirles ayuda?, ¡no puedo hacerles esto a mis papás! ¿por qué no solo le doy ya mis cosas?, Marre! Actua yaaa!… ¿Alguien por favoooor?…”

Respondí: “No puedo darte mis cosas, es mi trabajo, me ha costado todo lo que tengo aquí, tienes que irte…”. De nuevo, por favooor no me pregunten el por qué de mi respuesta, no tengo ni idea de que estaba pasando 😭
La respuesta del hombre fue presionar con fuerza la pistola sobre mi pierna y me apuntó al abdomen.

Empecé a voltear a ver todo mi entorno, repito, todo era extremadamente lento, no había pasado ni un minuto desde que el hombre se había sentado frente a mi. Cuando el hombre vio que voltee a ver, se levantó pero al mismo tiempo estaba entrando un chavito de unos 24 años (uno de los cocineros, que minutos antes había pasado frente a mi diciéndome “hola” con el mejor ánimo del mundo).

Traté de estirar mi brazo hacia el cocinero y le grite: “Disculpa! Este hombre está armado y quiere llevarse mis cosas!” ¿Por qué dije eso? No seeeee…. 😫

El hombre llevaba el arma en la mano, parecía que había intentado guardársela de nuevo en el pantalón porque hizo un movimiento hacia arriba y volvió a levantarla, intentó abrazar al cocinero (no se si para tomarlo como rehén o para llevárselo hacia la salida y lograr escapar), pero el cocinero fue más rápido y súper escurridizo y se le soltó dando una vuelta y en cuanto vio el arma le dijo: “Ay no no no por favor!”. Para este momento todos en la cocina y las demás chavas del salón estaban paralizadas y alteradas. No se en qué momento me paré y el hombre salió corriendo. *Dicen que afuera había un Hyundai corinto con otro hombre esperándolo, que salió corriendo, se subió al carro y escaparon.*

Las chavas que estaban en la cocina nos decían que entráramos a la cocina para resguardarnos en caso de que regresara pero yo no podía sentir mis piernas así que me quedé ahí parada hasta que logré reaccionar de nuevo. Inmediatamente empezaron a entrar más personas a la habitación y no se por qué les decía a todos “lo siento, discúlpenme… por favor, lo siento…” Y todos me decían: “tranquila, no pidas perdón, ¿por qué pides perdón?…”. Y es que ademas del miedo y el shock, sentía que por culpa de mi reacción había puesto en peligro al chavo y a todos en el lugar… *Pero se que no fue mi culpa, no fui yo la que entró armada con malas intenciones al lugar. El hombre había entrado como un cliente más ¿Cómo podríamos haber sabido que iba a pasar lo que pasó?*

El cocinero se acercó a mi, nos abrazamos, le dije que me disculpara, que no había sido mi intención ponerlo en peligro a él también, a lo que el me respondió: “No, tranquila, estamos bien… Y tenemos tecitos ¿Quieres uno para los nervios?” lo cual me hizo gracia porque el tampoco sabía como reaccionar ante la situación y solo estaba haciendo su trabajo cuando paso todo.

Todos estábamos alterados, llamaron a la policia y se procedió a darles las grabaciones de las cámaras del lugar.

Dos minutos después de que el hombre escapara entró mi amiga. Me tomé un ansiolítico que llevaba en mi bolsa, le escribí a un amigo y almorcé con mi amiga tratando de hablar de cualquier cosa menos de lo que había pasado. Creo que en mi interior no quería alterarme de más, además tenía que llamar a mi mamá para contarle y pedirle que fuera por mi porque temía salir sola del lugar, pero no quería preocuparla demasiado, tenía que estar bien para que mi mamá estuviera bien cuando se lo dijera.

Mi amiga tuvo que irse y yo me quedé esperando a mi mamá, que llegó con mi hermano mayor y un amigo a recogerme para llevarse mi carro e irnos juntos a su apartamento.

Más tarde llamé a mi papá para contarle. Hablé con mis mejores amigos. Mi mamá y un amigo me llevaron a mi cita de las 6:00pm. Volvimos al apartamento de mi mamá y en la noche regresé a mi casa. Pasé a visitar a unos amigos que viven cerca y regresé a dormir. El viernes no salí en todo el día, hasta en la noche que fui a la despedida de unos amigos que se van del país. Al volver en la noche me di cuenta que no estaba bien y me puse a llorar, saqué todo lo que pude el estrés, enojo e impotencia que me había guardado mientras revivía en mi cabeza cada segundo.

Y ahora heme aquí, haciendo backup de todos mis documentos, porque aunque no pienso volver a sacar la computadora de mi casa, esto me hace sentir un poco más segura.

Se que este año es difícil para el país… Guatemala es un país peligroso de por sí. Yo no debería haber sido tan confiada y pensar que podía llevar mi computadora a cualquier lugar… pero tampoco pienso vivir con miedo todo el tiempo. A mi me gusta Guatemala, es mi hogar, aquí están la mayor parte de personas que quiero y que también me quieren a mi. Esto pasa en muchos países, no solo aquí. Y yo estoy feliz de que no pasara nada más allá del susto y el estrés y de que mi familia y amigos siempre están presentes. ❤️ Si no se los digo lo suficiente, de verdad que los quiero a todos con toda mi alma y no se que haría si no estuvieran.

*Lo siento por el post kilométrico a quienes no les gusta leer*